Los mejores soldadores de estaño

Un soldador es una herramienta esencial para muchos aficionados y profesionales. Estas pequeñas herramientas parecidas a un bolígrafo pueden ser usadas para arreglar electrónica, construir placas de circuitos, hacer joyas y crear artesanías. La capacidad de fusionar dos materiales metálicos permite realizar proyectos que requieren habilidad y precisión. Pero si quieres resultados de alta calidad y una experiencia de uso agradable, es importante comprar un buen soldador.

Decidir elegir el mejor soldador no siempre es fácil. Aunque todos los soldadores están diseñados para realizar la misma tarea, no todos están construidos de la misma manera. Hay muchas opciones de diferentes fabricantes. Y con diferentes especificaciones, elementos calefactores, características y calidad, elegir el soldador perfecto puede ser confuso.

Para hacerte la vida más fácil, echamos un vistazo a algunos de los modelos más populares del mercado. Comparamos su diseño, rendimiento fiable, especificaciones, precio y revisiones. Al final, llegamos a nuestra lista de los mejores soldadores de 2020. Sigue leyendo para saber qué modelos salieron en la cima. Pero primero, hablemos de los soldadores y de lo que debe buscar al comprar uno.

Si eres un aficionado o profesional interesado en comprar un nuevo soldador, entonces has venido al lugar correcto. Nos tomamos un tiempo para discutir lo que debe buscar al investigar estas herramientas de soldadura. ¡Ahora es el momento de ir a las revisiones! Hay tantas opciones disponibles hoy en día. Con diferentes diseños, especificaciones, estilos y características, elegir el soldador adecuado es difícil. Pero echamos un vistazo de cerca a los mejores modelos del mercado.

Los comparamos en base a su diseño, rendimiento, características, precio y satisfacción del cliente. Al final, los siguientes modelos se situaron por encima del resto, ganando su lugar en nuestra lista de los mejores soldadores de 2020.

Última actualización el 2020-05-31 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Qué buscar cuando se compra un soldador de estaño

Antes de comprar un soldador, es importante saber qué buscar. No todos están diseñados igual. Estas diferencias hacen que algunos hierros sean más adecuados para ciertas aplicaciones. Por eso un modelo que es bueno para un usuario puede no ser ideal para otro. Aquí hay algunos factores a considerar cuando se compra un soldador. Estas características son las que usamos para evaluar los modelos de nuestra lista. Y entender estos hechos es también la mejor manera de elegir el modelo adecuado para sus necesidades.

Potencia

La potencia de salida de un soldador se mide en vatios. Cuando se usa una de estas herramientas de soldadura, se quiere que se caliente rápidamente y mantenga una temperatura uniforme. Por eso el vatio de un soldador es una de sus características más importantes. La mayoría de los modelos actuales ofrecen entre 20 y 60 vatios. Un modelo fiable ofrecerá entre 40 y 50 vatios. Esto asegurará que tenga suficiente calor para sus proyectos. Estos niveles más altos de potencia no significan más calor.

En cambio, tienen más potencia disponible, lo que le permite ajustar el rendimiento fiable de su herramienta en función de sus necesidades. Algunos aficionados podrían estar tentados de ahorrar algo de dinero y comprar un modelo que ofrezca menos potencia. Los hierros que ofrecen menos vatios alrededor de 20 o 30 podrían hacer el trabajo. Pero tardan más en calentarse y pierden calor más rápido, lo que resulta en uniones de soldadura descuidadas.

Rango de temperatura

Todos los soldadores se calientan, pero hay que tener en cuenta dos cosas en cuanto a la temperatura. Primero, debes elegir un modelo que tenga una temperatura ajustable. Esto te permitirá usar la herramienta para una variedad de proyectos. También quieres asegurarte de que el modelo que estás mirando puede mantener la temperatura que seleccionaste. Desafortunadamente, algunos modelos no son precisos, lo que hace que la temperatura varíe.

Esto puede causar problemas, ya que ciertos proyectos necesitan niveles de calor específicos para obtener resultados óptimos. Por eso es importante asegurarse de que el modelo que se adquiera esté bien hecho y ofrezca un control de temperatura variable.

Tipo

Hay varios tipos de soldadores disponibles. Cada modelo tiene sus propias ventajas y desventajas. Es importante entender las diferencias entre estos estilos si quieres uno que sea adecuado para tus necesidades. Un soldador tiene un lápiz de soldadura conectado a una central eléctrica. La estación de hierro actúa como un soporte, dándole un lugar para descansar su hierro cuando no está en uso. Esto reduce el riesgo de lesiones accidentales. Una de las ventajas más importantes de una estación de soldadura es que ofrece un gran control de la temperatura. Como el extremo de la plancha puede descansar sobre el soporte, no entrará en contacto con ningún objeto.

Esto ayuda a la herramienta a mantener una temperatura estable. Además, la mayoría de las centrales eléctricas tienen un control electrónico de temperatura variable. Esta característica permite seleccionar temperaturas precisas, eliminando las conjeturas. Debido a la capacidad de ajustar la temperatura del lápiz de soldadura, estos modelos son excelentes para una variedad de proyectos. La desventaja de las estaciones de soldadura es que son más voluminosas que otros modelos. Esto las convierte en una mala elección para cualquiera que busque una opción portátil. Además, aunque hay algunos modelos disponibles por alrededor de 40 dólares, un modelo de alta calidad puede costar hasta 150 dólares.

Esto hace que las estaciones de soldadura sean una mala opción para los aficionados que podrían estar buscando una opción asequible. Los hierros ajustables son similares a las estaciones de soldadura pero no vienen con una base de estación de energía. En su lugar, tienen un dial de ajuste de temperatura en el cuerpo. Este estilo de pistola de soldar es una sólida opción intermedia que es capaz de manejar una variedad de proyectos. Además, son generalmente más asequibles que una estación de soldadura. El inconveniente de un soldador ajustable es que no tienen una base o funda para sostener el soldador.

Esto podría no ser un problema para un usuario experimentado que tiene espacio en su banco de trabajo para montar la herramienta. Pero los principiantes y los aficionados que no tienen un espacio que puedan dedicar a enfundar el hierro podrían estar mejor comprando una estación de soldadura. Los usuarios que buscan una opción asequible podrían preferir una plancha de lápiz. Son el tipo de soldador más barato del mercado y se pueden encontrar en cualquier ferretería. El soldador está conectado a la pared, lo que lo convierte en un gran soldador para principiantes que no tienen el espacio necesario para un modelo más grande.

La desventaja es que los tipos de proyectos que este tipo de hierro puede manejar son limitados debido a la falta de control de temperatura variable. Y como no tiene soporte o funda, una plancha de lápiz puede ser un poco incómoda de usar durante largos períodos de tiempo. Pero es un soldador perfecto para principiantes que no usan la herramienta muy a menudo y es perfecto para proyectos de soldadura básicos. Los soldadores inalámbricos son perfectos para artesanos y técnicos que necesitan una herramienta portátil.

No necesitan un cable de alimentación y funcionan con baterías. Esto los hace grandes para proyectos pequeños y rápidos. La desventaja de los modelos inalámbricos es que funcionan con baterías rápidamente. Además, tienen un rango de temperatura más bajo que otros tipos de planchas. Esto significa que son los mejores para tareas que sólo llevan unos 20 minutos.

Características

Aunque tener un montón de características adicionales no es un requisito, es agradable cuando un modelo ofrece unos pocos complementos simples que aumentan su utilidad. Los soldadores que permiten cambiar fácilmente las puntas de los soldadores y que son compatibles con una amplia variedad de puntas de soldadores de terceros son ideales. Y si planeas llevarte tu herramienta a la carretera, un producto que venga con un estuche de transporte sería estupendo.

Aún así, es importante equilibrar el rendimiento de la herramienta con el número de extras disponibles. Todas las campanas y silbatos del mundo no van a hacer la diferencia si la herramienta no funciona bien. Por eso es importante considerar las características sin las que no se puede vivir y luego comprar un modelo de alta calidad que ofrezca estos extras.

Precio

El último factor a considerar es el precio. Hay innumerables modelos en el mercado que van desde 10 a más de 200 dólares. Mientras que un soldador barato puede no funcionar bien, no es necesario gastar una pequeña fortuna en una de estas herramientas de soldadura. De hecho, la mayoría de los usuarios pueden obtener excelentes resultados de un modelo de gama media que cuesta menos de 100 dólares. Lo principal que hay que tener en cuenta es la frecuencia con la que se planea usar la herramienta, el tipo de proyectos que se abordarán y cuánto se está dispuesto a gastar.

Elegir el soldador adecuado para sus necesidades

Los soldadores son populares entre los aficionados y profesionales porque son perfectos para su uso en una variedad de aplicaciones. Se pueden usar para soldar tuberías, componentes electrónicos, placas de circuitos electrónicos, vidrios de colores e incluso joyas. Pero con tantos modelos en el mercado, elegir el adecuado puede ser difícil. Pero si se fija en algunos datos clave, podrá reducir su búsqueda. Primero, considere qué tipo de soldador se ajusta a sus necesidades. Una opción portátil es ideal para los profesionales que trabajan regularmente en la carretera.

Un pequeño modelo ajustable podría ser perfecto para un entusiasta del bricolaje o para alguien interesado en usarlo para artes y oficios, y una estación de soldadura más grande es perfecta para usarla en un banco de trabajo. Una vez que determine qué tipo de soldador comprar, es hora de mirar algunos otros factores. Quieres un modelo que ofrezca alrededor de 60 vatios de potencia y un amplio rango de temperatura. Esto asegurará que se calienta rápidamente y puede manejar una variedad de proyectos. Además, mira las reseñas y busca un modelo que mantenga bien las temperaturas y que esté hecho de materiales duraderos.

Finalmente, considera cuánto estás dispuesto a pagar. Con modelos que van de 10 a más de 100 dólares, hay bastantes opciones disponibles. Su mejor apuesta es comprar un modelo en el punto de precio con el que se sienta cómodo. Sólo tenga en cuenta que los usuarios frecuentes podrían estar mejor invirtiendo un poco más de dinero por adelantado en una pistola de calor para soldar que pueda soportar un uso intensivo, mientras que los usuarios ocasionales normalmente pueden salirse con la suya comprando una opción de precio económico.

¿Qué es un soldador?

Un soldador es una herramienta de mano que se utiliza para una variedad de proyectos. Es esencialmente un diminuto soplete que suministra calor a las partes metálicas que necesitan ser unidas. Hay varios tipos de soldadores disponibles, como estaciones de soldadura, soldadores ajustables, soldadores inalámbricos y soldadores de lápiz. Cada estilo tiene sus propias fortalezas y debilidades, haciendo que algunos modelos se adapten mejor a unos proyectos que a otros. Pero la teoría detrás de todas estas herramientas es esencialmente la misma.

Estas herramientas de soldadura utilizan un material de relleno llamado soldadura para unir piezas de metal. La punta de la herramienta se calienta, convirtiendo la soldadura en líquido. El líquido cubre los dos objetos con los que entra en contacto y los une una vez que se enfría y se endurece. Esto es diferente a la soldadura, donde los objetos reales se calientan y se fusionan.

Por ello, la soldadura es perfecta para trabajos más delicados como la fabricación de mosaicos de vidrios de colores, la fusión de tuberías de cobre, la reparación de circuitos electrónicos y la fabricación de joyas. Además, la unión hecha por la soldadura es conductora de la electricidad, por lo que son excelentes para conectar cables y otros componentes eléctricos.

¿Cómo usar un soldador?

Ya sea que esté reparando circuitos electrónicos, haciendo joyas o haciendo algunas reparaciones en casa, un soldador es una herramienta que va a necesitar en su taller. Aunque la idea de soldar puede parecer intimidante al principio, algunos conocimientos básicos ayudarán a cualquier principiante a obtener resultados impresionantes. Los pasos básicos de la soldadura son simples. Primero, asegúrate de que el soldador se calienta a la temperatura deseada.

Antes de empezar a usar la herramienta, limpie la punta con una esponja de limpieza húmeda y luego continúe limpiándola durante todo el proceso. Una vez que la punta esté limpia, toca el objeto que quieres soldar con la punta caliente. Después de dos segundos, pon un poco de soldadura en el área de la unión donde quieres hacer la conexión. El calor acumulado en el área se transferirá a la soldadura, convirtiéndola en una sustancia flexible y líquida.

Es importante permitir que el calor se transfiera a la soldadura en lugar de tratar de calentar la soldadura presionando la punta sobre ella. Colocar la punta directamente sobre la soldadura puede hacer uniones quebradizas que podrían no ser capaces de conducir la electricidad. Una vez que la soldadura se ha fundido y ha unido los objetos, mantenga la pieza en su lugar hasta que la soldadura se haya enfriado.

¿Qué tan caliente se pone un soldador?

Los soldadores son una gran herramienta que puede ser utilizada para abordar una variedad de proyectos, en particular la electrónica. Estas herramientas de soldadura utilizan una fuente de energía para calentar la punta del hierro. Esta punta se utiliza para derretir la soldadura, permitiendo que este material conductor una dos objetos juntos. El calor requerido por estas herramientas depende de la aplicación. La soldadura más común se derrite a 380 grados Fahrenheit.

Para alcanzar esta temperatura, la mayoría de los modelos producirán temperaturas superiores a ese número, y algunos modelos ofrecen temperaturas de hasta 800 grados. Aunque hay algunos tipos de soldadores que están diseñados con ajustes de temperatura fijos, muchos modelos ofrecen diales de temperatura que permiten ajustar el calor dependiendo de la aplicación elegida.

Consejo de experto

Si desea unas juntas limpias y profesionales, siempre debe aplicar calor a las superficies de contacto antes de introducir la soldadura. Al calentar estas superficies antes de añadir la soldadura, estos metales base estarán lo suficientemente calientes como para derretir la soldadura una vez introducida.

La forma correcta de hacerlo es aplicando la soldadura donde se hará la unión, no en el soldador. Añadiéndolo a las superficies metálicas calentadas en lugar de a la pistola de soldar, la soldadura fluye directamente al lugar que necesita para endurecerse.

¿Lo sabías?

Mientras que civilizaciones antiguas como los egipcios soldaban oro hace casi 4.000 años, no fue hasta 1921 que Ernst Sachs, fundador de Ersa, desarrolló el primer soldador eléctrico producido en masa.

Más Artículos de esta Categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable IMPROBRICO .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios IMPROBRICO.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies